Exilio de sal


En la penumbra de una buhardilla, un rayo de luna, tan huérfano como cualquiera de los trastos allí abandonados, bailaba en círculos alrededor de la pluma de un deslustrado morrión.

'La pluma y el rayo de luna', Óscar Bartolomé Poy


Cuando la penumbra devoró el último claro de luna

fue estéril lenitivo

dejar que tome forma de eclipse tu mirada.


Supuse –ingenuamente- que el aire que exhalabas

era un espacio apenas y casi reemplazable,

no la hondura sin edad que amartilla mis miedos.


El tiempo gotea los segundos de sal

que inciden en la herida del exilio.

Lluvia de Marzo


'The girl in the rain', Debra Hurd


Marzo se marcha, y todavía llueve,
el surco que se extiende en mi paraguas
humedece la demanda sin juez del dolor a destiempo
lo repudio
y sin embargo te(a)mo.

Nunca entendí el ahogo de tu voz, cuando me revelabas
que aún si tus zapatos me calzaran
no podría ver a través de tus pupilas.

Ahora, no obstante,
qué nítidas se leen tus palabras en el libro infeliz de mi memoria
‘Un día
descubrirás el delicioso aroma que desprende una lágrima,
y llorarás únicamente por el placer de conservar la belleza en tus ojos.’

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
 
Copyright © 2009 El claro de luna de Tristitia |Blogger Templatemo |Converted to blogger by BloggerThemes.Net

Usage Rights