Te echo de menos



Blanco, silencio frío,
cadáver soterrado por las ruinas del tiempo
en un sepulcro anónimo que ya nadie visita.
Sólo mi desamparo, meciéndose en tus ojos de liquen marchitado.

Apenas el recuerdo de lo que nunca ha sido,
y esa voz de oráculo, pronunciando la intrascendencia de lo que no será
como este beso ingenuo, que peregrina a tu boca en los labios del mar.
-sé que lo besas-
A veces quisiera apellidarme Océano, para sentir que me amas un poquito,
pero no lo merezco.

El espejo puede ser tan cruel como uno mismo,
me veo y me horrorizo. Tú te has vuelto transparente
tanto, que puedo verme a través de ti,
es que yo en mi oficio de sonrisa fingida,
me descubro peor que tú cuando dejas a la tristeza invadir tus pestañas.

Cómo duelen los Junios cuando se marchan con su traje de invierno
en sus silencios blancos.
Cómo dueles allí, donde quiera que estés…
Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
 
Copyright © 2009 El claro de luna de Tristitia |Blogger Templatemo |Converted to blogger by BloggerThemes.Net

Usage Rights