NOsTAlgiaS Musicales



Toca esa canción
con la que el viento sacudía tus ropas de helecho mustio
y me volvía a mirarte para estudiar tu músculo.
Contigo aprendí a bailar esa música verde.

Tócame como a una guitarra sin clavijas
en el concierto de Aranjuez
Con el tacto sin prisa de las libélulas
o la sinfonía desafinada de tu voz
cuando pronuncias mi nombre en la elipsis de tu boca

Peina mis sueños cuando despierte el sol
Bébeme del rocío en un jardín extraviado
como se beben las aguas del Leteo
y olvídala

Dices que parezco su eco
que no tengo su forma de espiral
ni su aroma de lavanda en abril
aunque me apellide como la primavera

Dices 
que su amor fue más puro que el amor
y le escribiste poemas en la caligrafía del océano 
yo naufragué en sus aguas, lo confieso.

Sé que su ausencia es más grande que tu acantilado
Sé, que la echas de menos
como yo echo de menos que me ames 
a mi
a do
a re
a fa 
a mar
y a sol

Ámame me dicta el piano en el acorde de tu pena
y no me atrevo a desdecirlo
Te miro desde la Luz de tu Faro



En Homenaje al amor de Sara y Óscar


Era inapetente la soledad,
pero él se la comía con un mendrugo de pan si le era necesario,
y se tomaba el agua por acantilados.

Ella, nadaba en sus labios desafiando toda  tempestad,
y a veces los mordía - cuando se ahogaba en su sed-.

Él besaba su esencia, para sentir el aliento moreno del amor en su pelo,
y su mirada verde maduraba en sus ojos de castaña,
luego se resbalaba en sus rizos como tobogán al cielo de su ombligo
y hacían una fiesta  de su Eterna Tristeza, nunca más feliz.

...y comulgaron sus cuerpos y su sangre.

Él se convirtió en Faro, cuando ella se hizo luz.

Te recuerdo


­­-Si un día, por extrañas razones me alejara de ti, o tú de mí,
 a pesar del tiempo te tendría presente.
-Todo depende de las formas.
-Independientemente de la razón.
-Las razones cuentan, y mucho.
Pero una cosa es no olvidar y otra muy diferente recordar, recordar con amor.
-Puedo recordar sin rencor lo que alguna vez fue amor.
-Tampoco hablo de rencor, pero lo que no se cuida, se enfría y se muere.



Sobran, -sabrás reconocerlo-, las sombras solitarias,
como un eco aislado que se repite mudo
en esta ausencia.

Tu voz la reconozco en cada pensamiento
-mi memoria auditiva se originó contigo-
resuena, obstinada,
como ola impetuosa percutiendo en el acantilado de la memoria.

¿Es que el pesar redime? ¿Será dulce el dolor?
me como tu partida,  y no solo es amarga,
es que transita arañando mi tracto digestivo
-me nutro de tristeza-

Las más tiernas caricias se hacen sin rozarse,
como las de tu cabeza Cantábrica en mi regazo Pacífico
que de tan puras se volvieron ciertas,
nunca te toqué pero mis manos recuerdan con precisión
la geografía de tu piel.

… No me retracto,
y te recuerdo, "grandote" con amor.

Conceptos trísticos




La vida es un burdel
-sólo puedes disfrutarla cuando tu dinero alcanza a pagar a la puta más cara-
y su fin no distingue, es igual para todos:
un vacío inacabado, que va zurciendo heridas en la piel.

El amor es redondo, y rueda cuesta abajo por el rostro
-el amor, si no es húmedo, es ilusión-
a veces desemboca en el hechizo negro de una noche perpetua
pero casi siempre termina en el mismo rincón que la esperanza.

La soledad espesa las tristezas en la olla de la resignación
-hay que tomarse toda la sopa bocado por bocado-
y es azul asesino del amargo amarillo del amar .

El hombre es un juguete que lucha por la vida
cuando la vida lucha contra él.

Aclarando mi claro III

Nada justifica la muerte....
...ni si quiera la vida.

Nocturno I

Ardes, pudor de espuma,
como la exploración del primer rayo de sol
en la explosión de la noche de mi pelo.

Abrazada a tu luz, finjo que duermo
y en el aliento frutal de tu nuca dispuesta,
me desnudo.

Dualidad boca-verso.

El cuerpo de tu voz, invade mis oídos
y arrulla el agua mansa de mi arroyo.
-Es breve la demora de la piel
serpenteando en el caudal del pensamiento-.

Tú, así, siempre, lumínico disfraz de amor enardecido,
envuélveme en la llama de tu ardoroso afán
y enciéndeme a morir lento, muy lento.

Nudo corredizo



He querido engañarme fingiendo que te olvido,
y he encontrado tus gestos, tus labios, tu cabello,
en alguna sombra capaz de describirte,
o un fugaz amorío precipitando el eco de tu cuerpo
cuando bebía el fuego desde el mío.

Pero sé, estoy segura, que todo cuanto toco
lo convierto en tu imagen, y a veces me descubro
imitando tu esencia, sumergiendo mi herida
sujeta a tu cuerpo por un hilo de sal
en el mar de tu ausencia.
-Así me dueles-.

Y luego siento el peso de la angustia
ajustando el nudo en la garganta, del adiós corredizo.
y el inútil esfuerzo del agónico, intentando morir
sin poder hacerlo.
Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
 
Copyright © 2009 El claro de luna de Tristitia |Blogger Templatemo |Converted to blogger by BloggerThemes.Net

Usage Rights