Verdades y mentiras



Me han dicho que te quiero porque soy masoquista,

pero creo más en todas tus mentiras

que en el resto de verdades que me quieren contar –y no son ciertas-

Las verdades se escurren en los párpados, se advierten,

no hay nada más desnudo que una lágrima.


A veces, te tomo de la mano y te invito a pasear por las calles de la memoria,

pero los recuerdos tienen grietas tan profundas que siempre me tropiezo

-y te llevo conmigo-.


¿Te acuerdas de mi aliento, compartido en tus labios?

¿De cuando los silencios caían sobre un muro de palabras

y todos los escombros eran versos?


¿Te acuerdas de cuando mi sonrisa pendía en el hilo de tu felicidad

y tú le dabas impulso a mi columpio, sostenido en el árbol de la vida?


O lo que más recuerdas es esa soledad de isla

ahogada en el mar de alguna despedida.

Noches de verano

Danza tu mirada en las ramas de un pino

al ritmo del silbido del viento de tu voz

y me sonríe una lágrima desde la hoja más cana de su cúspide.


Los silencios de verano me hablan de ti

ya sabes,

aquí llueve, no sale el sol, solo soledad

y a soledad le gusta mi tristeza.


Una parte de mí quiere independizarse

forcejea contra estas noches tibias, mal iluminadas, de Febrero,

pero hasta la niebla opone resistencia

cuando peina la larga cabellera de la luna.


Te presiento

en el sonido de la lluvia, en el tacto del piano,

en la luz deshilvanada del sol, jugando con las nubes.

pero a mi roce, te desvaneces,

como escarcha de nieve entre mis dedos.

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
 
Copyright © 2009 El claro de luna de Tristitia |Blogger Templatemo |Converted to blogger by BloggerThemes.Net

Usage Rights