Te miro desde la Luz de tu Faro



En Homenaje al amor de Sara y Óscar


Era inapetente la soledad,
pero él se la comía con un mendrugo de pan si le era necesario,
y se tomaba el agua por acantilados.

Ella, nadaba en sus labios desafiando toda  tempestad,
y a veces los mordía - cuando se ahogaba en su sed-.

Él besaba su esencia, para sentir el aliento moreno del amor en su pelo,
y su mirada verde maduraba en sus ojos de castaña,
luego se resbalaba en sus rizos como tobogán al cielo de su ombligo
y hacían una fiesta  de su Eterna Tristeza, nunca más feliz.

...y comulgaron sus cuerpos y su sangre.

Él se convirtió en Faro, cuando ella se hizo luz.
Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
 
Copyright © 2009 El claro de luna de Tristitia |Blogger Templatemo |Converted to blogger by BloggerThemes.Net

Usage Rights