Hoy recibí su llamada


Hoy recibí su llamada
y tuve que fingir que no me duele.
Siempre hace esas llamadas que te quitan el sueño
por una semana, dos,… o intermitentemente el resto de tu vida.

Sé que él no miraba mi sonrisa, pero la presentía,
como presintió las lágrimas que luego acontecieron,
‘te echo de menos’ decía,
como si fuera poco, como si no doliera…

Ya me debe 43 noches de insomnio, 504 lágrimas y 3 almohadones
–siempre me desquito con los almohadones cuando acaba su llamada-
Yo le debo 4 millones de sonrisas,
quizá algunas más de cuando me cuenta chistes que sólo tienen gracia de su boca
por eso mi deuda termina siendo más grande.
Yo insisto en pagársela con un beso
en ese lunar que tiene en medio de los labios y que me habla en otro idioma
-abrázame, dicta, pero me empeño en leer bésame-
Él nunca está de acuerdo.

Para ser sincera,
desde que se mudó a otra ciudad parece como que me hubiera mudado de su vida,
aunque él se obstine en quedarse en la mía.

Ya no platicamos, ahora practicamos,
porque es un remedo de conversación lo que tenemos al teléfono
cada vez más escasas, y menos profundas
como si el tiempo pudiera desgastar lo que siento por él…

De vez en cuando, cuando se siente melancólico,
también llama, o me manda esos mensajitos con acotaciones: ‘TQM’
y luego aclara que significa ‘Te quiero matar’;
yo siempre le respondo lo mismo ‘TQM, Francesc’
claro que nunca aclaro que el mío significa ‘Te quiero a morir’

Él sabe lo que nunca le dije,
ambos sabemos porqué nunca me lo preguntó.

Mi novio, Carlos, no se resigna a que ame a un solo hombre a la vez,
la mayor parte del tiempo lo elijo a él, por supuesto,
sobre todo cuando me trae la caja de bombones
con la que pretende engordarme todos los fines de semana,
o cuando se pone al teléfono por horas para que no reciba otras llamadas.

Él sabe que lo quiero
–esporádicamente, pero eso sí que no lo sabe.-
Hoy, hubiera querido que Carlos me llame.

1 Estrellas iluminaron mi claro:

Óscar dijo...

No conocía este poema escrito en una etapa anterior. Compruebo que en Perú también se utilizan mucho las abreviaturas en el lenguaje sms (yo jamás escribiré así, lo confieso). Ésa es la mejor parte del poema, la más ingeniosa y al mismo tiempo emotiva, aunque todo él contiene muchos detalles interesantes, como el lunar que te habla o la caja de bombones. El final pone de relieve que muchas veces ni siquiera nosotros mismos sabemos lo que queremos, así como la dificultad para comprendernos y para comprender a los demás.

Un fuerte abrazo, Marisol.

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
 
Copyright © 2009 El claro de luna de Tristitia |Blogger Templatemo |Converted to blogger by BloggerThemes.Net

Usage Rights