La bañista





Ella tiene la piel traslúcida, por donde sus menudas venas asoman su sangre azul, a pesar de que se pasa los días bajo la inclemencia del sol esperando que su marinero naufrague en la orilla de su boca, mientras le hace con amoroso afán barquitos de papel.


Lo espera hace tanto tiempo que parece que el mar y ella se han fundido en los rizos de su pelo, donde un extraño helecho ha empezado a crecer, verde y rumoroso, como el remanso de los ojos de su amado.


En las líneas de sus manos traza cartas de navegación que solamente él podría descifrar, el resto del mundo les llama poemas; en fin, en ambos casos mi poca imaginación, seguro, me promete que la única utilidad que tendrían es la de traerlo de vuelta a ella.


Tiene la voz como el canto de la brisa, que ha aprendido a imitar con graciosa armonía, en sus lascivos labios de botón de rosa, donde parece asomarse un rocío perlado, como un collar de aljófar que reluce con diáfano esplendor tras los primeros rayos de la aurora.


Sus piececillos poseen una elegancia innata cuando se deslizan persiguiendo el vaivén de las olas, ya huyendo de ellas, ya pillándolas de nuevo, ya retozando en la espuma, o confundiéndose con un pez.


Sus pestañas alargadas y densas, parecen un laberinto que sólo Teseo estaría dispuesto a atravesar si no fuera por el tesoro que velan, aunque de todas formas, quien no se perdiera en ellas, acabaría por perderse en sus ojos, azul profundo, como si el mar hubiera cedido a su capricho de sentirse único en extensión e intensidad cuando ella mira.


Hace poco más de un año que ella no lo ve, pero en las cuentas del amor, lo mismo son seis segundos que seis siglos, una cuadra que dos océanos; la distancia y el tiempo se hacen infinitos siempre que nos separen de ese ser. Sin embargo, ella espera con la paciencia de Penélope a que Caronte traiga de regreso a su salvador, y juntos conviertan sus ahora pesadillas en hermosos sueños de un verano inacabable y compongan por fin el poema de amor más bonito jamás oído.


Bueno, pero a lo que iba, los narradores no se vuelven de pronto protagonistas, ni si quiera en los cuentos como éste - de mar y sol - ¿no es así?


5 Estrellas iluminaron mi claro:

Óscar dijo...

Hoy nos obsequias con un ejercicio de prosa poética, y lo haces muy bien. Los tres primeros párrafos son magníficos. Me ha encantado este fragmento: "esperando que su marinero naufrague en la orilla de su boca, mientras le hace con amoroso afán barquitos de papel". Demuestras tener mucha imaginación, y una gran sensibilidad lírica.

Puede que me meta mucho en tu narración, pero hay elementos como el mar, el helecho, los ojos verdes, las cartas de navegación y las pestañas que me hacen pensar en Sara.

Un fuerte abrazo, Marisol.

Isabel dijo...

Bravo "Mar y Sol" me ha encantado esta prosa y su lirismo, ccómo has hilvanado las estrofas con delicadeza y acierto. No sé cual estrofa destacar, tal vez la cuarte, por decir alguna, ya que todas me gustan.
Tal vez has querido hacer un homenaje, a esa bañista que espera entre olas, o a alguien muy especial para ti. O a ti misma, por qué no, ( tú tienes la pluma en tu mano y puedes pasar a ser la aprotagonista cuando gustes)
El cuadro La Ola de W. Bouguereau, también me ha encantado, como casi toda su obra.

Liz Flores dijo...

No sé si antes habías escrito en prosa, es la primera vez que te leo así y me ha gustado mucho, como dicen nuestros amigos, tienes mucha imaginación y una gran sensibilidad, nos has regalado una obra con imágenes muy lindas y fácil de recrear.

La segunda estrofa te quedó muy linda y nostálgica con esos helechos que crecen al paso del tiempo.

También me gustó:
"en las cuentas del amor, lo mismo son seis segundos que seis siglos, una cuadra que dos océanos; la distancia y el tiempo se hacen infinitos siempre que nos separen de ese ser."

Al igual que el despiste de tu cierre, muy ingenioso.

Enhorabuena y que vengan más cómo éste sutil poema.

Cálidos abrazos.

Luis dijo...

No se casi nada de mitologia griega,pero lo que alcance a entender esta muy bueno.

Óscar dijo...

He vuelto a leer tu poema (prosa poética), con los cambios que has introducido, y te ha quedado francamente bien. Incluso me atrevería a decir que es lo mejor que has escrito. Tiene fragmentos de alto lirismo.

Un fuerte abrazo, Marisol.

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
 
Copyright © 2009 El claro de luna de Tristitia |Blogger Templatemo |Converted to blogger by BloggerThemes.Net

Usage Rights