Nocturno impasible



No eres tú,

aunque el silencio responda tras tu nombre

o me asfixie al morderle los dientes a todas tus verdades.


No eres tú,

quien remoja el envés de mi sombra con rocío nocturno

mientras dura el insomnio de la luna

–en los claros de lágrimas-.


No eres tú

esta herida de nube que muere sin remedio,

es tal vez

el dolor salpicando la pena que sea gota.

4 Estrellas iluminaron mi claro:

Óscar dijo...

Me ha gustado mucho la expresión "herida de nube". Algo tan delicado y vaporoso como una nube también puede herir. Es curioso también cómo combinas el claro de luna y las lágrimas. No se me escapa el calambur que has reservado para el final: "se agota".

Es un poema breve, anafórico (hacía tiempo que no te leía así), y muy sugerente. Me gusta la imagen. Es triste y bella.

Un abrazo, Marisol.

Clara Schoenborn dijo...

Me ha encantado sobremanera este poema mi querida Marisol. Tiene todos los ingredientes que lo hacen grande, excelentes imágenes y metáforas, sentimiento, contundencia, cuerpo, redondez y originalidad. Aplausos de pie y muchos abrazos para ti.

Liz Flores dijo...

Muy bello Marisol, cortito pero inmenso en sentimiento.
También me ha parecido sublime esa "herida de nube".
Te felicito por tu hermosa lírica.
Un fuerte abrazo.

Isabel dijo...

Coincido también en destacar el verso: esta herida de nube que muere sin remedio, y el calambur del cierre, por la delicadeza de "sea gota "y la rotundez de "se agota"

Es sano decirnos las verdades en alto.

Mi abrazo con cariño.

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
 
Copyright © 2009 El claro de luna de Tristitia |Blogger Templatemo |Converted to blogger by BloggerThemes.Net

Usage Rights