Puedo volver a amarte


¿No adviertes que cuando soplas una vela, allá, en Barcelona

aquí se apaga el sol?

No sabía que amarte fuera una enfermedad

y tú -la prescripción- tuvieras tantas contraindicaciones.


Hay cosas que no entienden de latitudes,

como que puedo volver a amarte desde cada distancia

seguir pintando inviernos verdes, mientras mueran de hambre mis escamas

desbriznar tus palabras, como una margarita

(Te quiero, no te quiero, te olvido, te recuerdo, te llamo, no te amo)

o tomarme un café con tu recuerdo

y comerme tus cartas con azúcar.


Aunque hay amores que no entienden de tiempo,

(te amo ayer, te amé mañana, te amaré hoy)

envejece tu aroma, en la esquina de mi cuarto,

arrinconado;

a veces se deslíe en mis sueños,

si no puedo encontrar tu caricia de pluma en mi almohada de ala,

es cuando sueño ser un pez, intoxicándose todo por las branquias.


Puedo volver a amarte, pero hasta Dios se cansa,

y hay que tener en cuenta

que es la misma llave, la que si abre una puerta,

nos la cierra.

6 Estrellas iluminaron mi claro:

Isabel dijo...

Me encanta esta forma tuya de poesía narrativa, Marisol, cómo juegas con las palabras, y nos llevas con ganas hasta el cierre, aunque sea para ver una cerradura interrogativa o suspensiva... pero efectivamente, todo cansa, si no hay un soplo que alimente, se apaga, (sea-gota) o sea fuego..

Tienes un modo de decir, tuyo, lo que dicen los entendidos, una voz propia, y a mí me encanta venir a leerte.

un beso

Patricia 333 dijo...

Como puede uno volver amar cuando el otro esta tan lejano tan ausente


Me gusta mucho tu manera de escribir me identifico en ella , es muy fácil aconsejar

pero muy difícil llevar el consejo acabo por eso no te voy aconsejar solo

te voy a pedir NO sufras nunca por un amor que no te merece ..Solo eso


Mi cariño y respeto Bella Marisol

Liz Flores dijo...

Me gustó ese juego de palabras de la segunda estrofa:

"desbriznar tus palabras, como una margarita
(Te quiero, no te quiero, te olvido, te recuerdo, te llamo, no te amo)
o tomarme un café con tu recuerdo
y comerme tus cartas con azúcar."

Y el cierre, donde pareciera que pintas raya a ese amor que te confunde, sin embargo dejas la llave prendida de la puerta.

Tiene su riesgo amar a distancia, sólo es de reconocer entre amor o ilusión, pues si es ésta última con el tiempo se deteriora hasta desvanecer el encanto que la originó, pero si es realmente amor habrá que luchar por no dejarlo morir.

Un gusto leerte, Marisol.
Un fuerte abrazo.

Óscar dijo...

Como bien dice Isabel, te encanta jugar con las palabras. Creo que no es la primera vez que deshojas una margarita en tu poesía, aunque aquí le añades una expresión original, de nuevo cuño: "desbrizar tus palabras". Me ha gustado la tercera estrofa, donde juegas con los tiempos del verbo amar, alterándolos a tu antojo, como también esas cartas (¿tartas?) que te comes con azúcar, aunque probablemente sepan amargas.

Un abrazo, Marisol.

Clara Schoenborn dijo...

Me ha encantado este poema Marisol. Tiene algo muy original, algo que produce alegría mental al leerlo. Imágenes encantadoras. Un abrazo con todo afecto.

Jairo Andres Loaiza-Espinoza dijo...

Marisol, he leido mucho durante mis años, y puedo decir que este post ha sido uno de los que mas me ha gustado, en su sencilles un juego de palabras que disfrasa un amor que es atemporal.... una esperanza que se apago pero que esta a la vuelta de la esquina....

Marisol querida me ha encantado de principio a fin este post, sera que me siento tan identificado HOY con tus palabras...

te deseo un bello dia y un mejor fin de semana... nuevamente dejame decirte, fantastico post.

JALE

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
 
Copyright © 2009 El claro de luna de Tristitia |Blogger Templatemo |Converted to blogger by BloggerThemes.Net

Usage Rights